Por favor, espere...

Depositphotos_151260820_xl-2015-1200x800.jpg

Todos los nuevos padres creen estar listos para las noches de insomnio que traerá el recién nacido, hasta que esas noches comienzan y la privación del sueño se hace recurrente. Debemos tener algo claro: por más que leamos o que preguntemos, nunca estaremos lo suficientemente preparados. Cada bebé es diferente y trae consigo sus propias señales de sueño, las cuales iremos conociendo con el tiempo.

Un bebé, por lo general, duerme de unas 14 a 18 horas al día, principalmente a partir de los tres meses de edad. En las etapas tempranas, el bebé se despertará con mayor frecuencia, debido a que su estómago es pequeño y atiende a una necesidad de alimentación regular de una a cuatro horas.

Sin embargo, la regularidad del sueño del bebé dependerá principalmente de la rutina que se le plantee y las particularidades que tenga en cuanto a su personalidad.

Comprender a tu bebé en sus diferentes etapas de crecimiento es muy importante. En este sentido, entender sus horarios de sueño, señales y características a la hora de dormir, es clave para adaptar los consejos que te mostraremos a continuación, los cuales te ayudarán a facilitar noches de sueño ininterrumpidas dentro del hogar.

1. ENVOLVER AL BEBÉ

 

¿Conoces esa sensación cuando te duermes en la silla, o estás tomando una siesta, y de repente caes a un precipicio que te despierta instantáneamente? Si, esa sensación también la sufren nuestros bebés, y desafortunadamente se presenta con mucha frecuencia a la hora de dormir o hacer la siesta.

Evitar el sobresalto de tu bebé es posible cobijándole, lo que mantiene sus brazos y sus piernas pegados a su cuerpo y recrea la sensación del útero, lo cual facilita que se calme rápidamente.

 

2. RECONOCER LAS SEÑALES DE SUEÑO

 

Descubre sus señales de sueño

 

Un mito popular asegura que no permitirle el sueño al bebé durante el día facilitará su sueño en la noche. Esto es lo mismo que decir que si no comes durante el día tendrás más hambre durante la noche, algo totalmente impensable.

De hecho, un bebé exhausto tendrá más dificultades para dormir, por lo que es importante basar nuestro actuar según las señales de sueño que demuestre el pequeño. Entre las señales de sueño más comunes están:

 

  • Bostezar
  • Frotarse los ojos, la cabeza o las orejas
  • Mirar hacia otro lado
  • Inquietud o irritabilidad
  • Llanto: entre más agudo, más cansado podrá estar

 

Si tu bebé está excesivamente cansado lo ideal es llevarlo a un sitio tranquilo, alejado de los factores que puedan estar alterándolo, y brindarle la serenidad que necesita. Si tú por cansancio u otro factor no puedes darle tranquilidad en ese momento, lo ideal es delegar esta función a otro miembro cercano del hogar.

 

3. EVITAR EL CONTACTO VISUAL

 

Aunque suene curioso, el contacto visual prolongado es muy estimulante para los bebés, por lo que evitarlo facilitará el descanso del pequeño al momento de dormir.

Una breve mirada o emoción en su voz para el bebe puede ser la señal de que es hora de jugar, por lo que al momento de acostarlos se recomienda tranquilidad y un manejo bajo en el tono de la voz.

 

4. DESARROLLA UNA RUTINA

Hábitos de sueño Sleeping Baby Rutina del bebé
Comparte momentos alegres con tu bebé

 

Una rutina constante no es igual a un horario establecido. Cuando hablamos de rutina nos referimos a mantener actividades consistentes que le ayuden al pequeño a comprender que se acerca la hora de dormir.

Después de alcanzar la marca de las 6 semanas de vida, es un buen momento para comenzar a implementar hábitos de sueño. En estos hábitos se puede incluir un baño tibio, un cambio de pañal, abrazos, cuentos, canciones de cuna o cualquier actividad tranquila y silenciosa. La actividad ideal te la dará tu propio bebé, según la respuesta que tenga a cada una de ellas.

 

5. CAMBIA LOS PAÑALES DE MANERA ESTRATÉGICA

 

Los cambios de pañales pueden traer mucha actividad y quitarle a tu bebé el sueño acumulado, por lo que debe realizarse pensando en el descanso futuro del bebé. Lo recomendable es cambiar al bebé antes de ser alimentado, con el fin de que el pequeño disfrute su momento de alimentación y con suerte llegue a quedarse dormido.

En caso de que el cambio de pañal sea necesario, lo ideal es mantenerse acorde a la rutina y al ambiente, manejar luz tenue y un tono de voz suave.

 

6. AMBIENTE IDEAL

Habitos de sueño Sleeping Baby Bebé en Cama
Permite que se relacione con sus propios espacios

Parte de la rutina del sueño de nuestros bebés consiste en brindarles un espacio adecuado de descanso. Tan pronto detectamos las señales de sueño de nuestro bebé es indispensable reducir las actividades, llevarlo a la habitación, bajar las luces, correr las cortinas, subir el ruido blanco y envolverlo.

Es importante que el área de descanso no se asocie con jugar, por lo que lo ideal es que esté libre de juguetes o adornos divertidos que puedan confundir la estimulación del bebé.

 

7. COMPARTE HABITACIÓN

 

Si el bebé se despierta constantemente durante la noche y está agotado, lo ideal es compartir la habitación, en camas diferentes. Brindarle la comodidad necesaria de colchones como el Classic Baby, sumado a la cercanía de sus seres queridos, probablemente hará que su calidad de sueño aumente y las interrupciones nocturnas disminuyan.

Dormir en la misma habitación fomenta además la lactancia materna y reduce los riesgos de muerte súbita del lactante (SMSL).

 

8. NO TE APRESURES

 

Sin quererlo, podemos estar alentando un mal hábito del sueño en nuestro bebé si nos apresuramos a atender su llanto o balbuceo.

En muchas ocasiones los bebés se despiertan e inmediatamente vuelven a quedarse dormidos. Bajo esta lógica, es importante brindar un tiempo de espera con el fin de conocer si nuestra intervención es realmente necesaria.

Una buena señal para saber si debemos intervenir es el aumento en el tono del llanto, ya que esto generalmente nos indica una necesidad de apoyo o de comodidad adicional.

 

 

9. PRUEBA UNA SIESTA EN MOVIMIENTO

 

A muchos bebés les encanta dormir en la carriola, por lo que, si presenta problemas para dormir, quizás sea el momento propicio de intentarlo.

Esto además representará para el bebé el contacto con el exterior, lo que puede facilitar experiencias como el salir de paseo en familia.

 

10. COMIENZA A SEPARAR

 

Luego de los seis meses de edad, es recomendable comenzar a realizar el traslado del bebé a su propia habitación. Este proceso debe hacerse de manera paulatina, por lo que lo ideal es comenzar con el traslado durante alguna siesta.

Estos pequeños espacios aclimatarán al bebé a su propio espacio y disminuirá el impacto al momento de realizar el cambio de manera permanente.

¿Qué otros consejos conoces para el sueño de los recién nacidos? ¡Compártenos tu experiencia!


Depositphotos_1813347_xl-2015-e1573160519532-1200x686.jpg

Como padres primerizos, realmente nunca estamos preparados para afrontar toda la atención que nuestro recién nacido requiere. Todo pasa muy rápido, te enteras de que viene en camino y, cuando menos lo esperas, ya te estás despertando nuevamente en medio de la noche para descifrar lo que necesitas para calmar su llanto. A medida que conocemos a nuestro bebé, comenzamos a descifrar patrones y métodos efectivos que nos ayudarán durante el camino.

Es normal cometer errores en el trayecto, sin embargo, con esta guía intentaremos darte los consejos necesarios para mejorar el descanso de todos los miembros del hogar.

 

1. EVITAR ENTRAR EN PÁNICO POR CUALQUIER COSA

 

Los bebés son mucho más resistentes de lo que creemos. Como padres primerizos perdemos demasiado tiempo sobredimensionando las actividades de nuestro bebé: si escupe demasiado, si son suficientes deposiciones al día o si está comiendo lo necesario.

Debemos dejar algo en claro, preocuparse en exceso se interpone en el camino de ser espontáneo y disfrutar el primer año de nuestro bebé. Cometer errores hace parte del aprendizaje de la vida, por lo que un ambiente supremamente sobreprotector puede evitar que el pequeño aprenda lecciones importantes para su futuro.

En este punto también está incluido el llanto del bebé. La razón más común es el hambre, pero también lloran debido al cansancio, la incomodidad, el miedo, la sobreestimulación o el aburrimiento.

Comúnmente entramos en pánico por el llanto del bebé, ya que lo asociamos con estar haciendo algo mal. No siempre es así, más si entendemos el llanto como la única forma que tiene el bebé para comunicarse.

En muchas ocasiones llorar simplemente hace parte de ser un bebé. Sin embargo, si este llanto está acompañado de fiebre, sarpullido, vómito u otro factor similar lo ideal es consultar al médico lo antes posible.

 

2. CUIDAR ATENTAMENTE LA SALUD BUCAL

 

Muchos de los padres primerizos descuidan la salud bucal de su bebé hasta que es demasiado tarde. Nunca se es demasiado pronto para empezar a inculcar buenos hábitos de salud oral, por lo que se recomienda utilizar gasa húmeda para limpiar las encías.

El cepillo se recomienda usarlo a partir del primer año y acompañar estos hábitos con mucha agua, pues ayuda a prevenir la caries.

 

3. NO ALEJARSE DE SU PAREJA

Padres primerizos acompañando a su recién nacido

Cualquier debilidad que se tenga en una relación probablemente se magnifique al momento de tener un hijo. Un bebé tomará mucho del tiempo de ambos, pero este factor no puede significar una ruptura en la sensación de pareja, el coqueteo y las actividades conjuntas.

Otro punto que se destaca aquí son las discusiones de pareja. Un niño recoge vibraciones todo el tiempo, por lo que la intensidad, frecuencia y forma de discutir serán absorbidas por el bebé. Esto no es enteramente malo, ya que las discusiones son una parte normal de vivir a la cual debe estar expuesto el bebé, por lo que lo recomendable es simplemente no tocar ninguno de los extremos.

Finalmente, el punto más importante en cuestión de la vida en pareja es entender que las labores deben ser compartidas. Los hábitos que trae el bebé consigo, como el cambio de pañales o la hora de dormir, se especializan únicamente tras la práctica, por lo que el tiempo que tanto uno como el otro dediquen al bebé será vital para optimizar y realizar correctamente las tareas.

 

4. EL ASIENTO PARA EL AUTOMÓVIL

 

Cualquiera que haya pasado por la instalación de este producto sabrá el nivel complejidad que trae.

Expertos recomiendan que se debe instalar el asiento para bebé mirando hacia la parte trasera del automóvil. Esta es la dirección correcta hasta que su bebé alcance al menos 10 kilos. Incluso con este peso, el pequeño está más seguro en un asiento orientado hacia atrás.

Nunca debes colocar el asiento para bebé en la parte delantera del automóvil, puesto que la mayoría de los accidentes ocurren en el asiento delantero, más específicamente en el lado del pasajero.

Lo más importante es aprovechar el tiempo de espera del bebé e instalar el asiento correctamente antes de que él lo utilice. Se sugiere hacer pruebas con peluches de animales para evitar cualquier inconveniente.

 

5. PERMITIR EL SUEÑO DEL BEBÉ

Recién Nacido Durmiendo

 

Si bien dentro de las primeras semanas lo recomendable es alimentar cada dos o tres horas al bebé, incluso si estos no lo exigen, esta costumbre debe de cambiar con el tiempo. Una vez se haya recuperado el peso y se tenga aprobación del pediatra, el bebé debe tener la capacidad de descansar ininterrumpidamente en periodos de tres a cinco horas.

Si todo se realiza correctamente, se espera que el bebé tenga la capacidad de dormir durante toda la noche cuando cumpla dos a tres meses de edad. En algunos casos, el periodo entre los tres y cuatro meses representa un retroceso en el sueño, lo que debe tomarse como un comportamiento natural.

Como lo nombramos en nuestro decálogo del sueño del bebé, debe evitarse la sobreestimulación, como encender todas las luces, jugar con ellos u otros comportamientos que el bebé pueda asociar y replicar. Es decir, si un bebé recibe una fiesta cada vez que se dispone a dormir, lo más probable sea que cada noche esté esperando que se repita.

Evitar la sobreestimulación también implica evitar despertar al bebé innecesariamente, ya sea para alimentarlo o para verificar que esté respirando. Algunos padres primerizos empujan o despiertan a sus bebés para asegurarse de que todo esté bien, pero esta acción solo privará a su bebé del sueño que necesita.

Si la preocupación es alta, lo ideal es apoyar suavemente la mano sobre el pecho del bebé y sentir los latidos de su corazón. De lo contrario, no produzcas que tu bebé pase de un sueño profundo a un ataque de llanto.

 

6. APROVECHAR ADECUADAMENTE LAS HORAS DE SUEÑO DEL BEBÉ

 

Los bebés y la falta de sueño van de la mano. Utilizar el tiempo que el bebé descansa para realizar labores en el hogar, o para ver la nueva serie de moda, es un error común en los padres primerizos. Nuestra recomendación es organizar el tiempo de manera que se cumpla con las horas de sueño necesarias para funcionar correctamente.

Durante los primeros meses probablemente la casa no estará impecable, y eso está bien. Establecer y cumplir una rutina es el primer paso para regular el reloj interno del bebé, y eso maravillosamente implica las horas de descanso de todos.

Finalmente es importante aclarar algo: nunca será el momento adecuado para comenzar a regular ese reloj interno. El bebé siempre necesitará atención de cualquier modo. Sin embargo, adecuar esas necesidades a un horario establecido durante el día, especialmente en la época del bebé de los 6 a los 12 meses, es nuestro punto de partida para entrenar el sueño.

 

7. NO GASTAR INNECESARIAMENTE

 

Es importante tenerlo claro: los bebés crecen demasiado rápido, y toda esa ropa, accesorios y dispositivos que compraste probablemente no le servirán en un par de semanas. Los expertos aseguran que un bebé solo necesita la ropa necesaria, pañales, un asiento para el automóvil y un lugar adecuado para su descanso.

En cuanto a la ropa, lo ideal es pensarlo como una inversión de aproximadamente 3 meses, siempre y cuando estas sean de buena calidad. No es necesario llenar nuestro armario, probablemente recibirás ropa de bebé como regalo, y probablemente con esas prendas sea más que suficiente.

En cuanto a los artículos de bebé, seguramente hay un conocido, familiar o amigo que pueda prestártelo durante el tiempo que lo requieras. Los artículos para niños de menos de dos años se utilizan muy poco y comprarlos nuevos resulta un gasto tanto elevado como innecesario.

En este aspecto, quizás el único artículo con el que es muy importante tener plena confianza de su procedencia debe ser el asiento para el automóvil. Si no se confía ciegamente, es mejor invertir en uno nuevo.

También te puede interesar ¿Qué es el ruido blanco?

Si se piensa invertir en entretenimiento o tecnología, es importante hacer un balance de que tan necesario es realmente para el bebé o los padres. En cuanto a productos como saltadores o gimnasios de juegos, pueden sustituirse por productos más accesibles, tal y cómo puede ser un tapete de juegos.

Por su parte, los dispositivos tecnológicos pueden sernos de gran ayuda, siempre y cuando no se lleven al extremo. Los monitores para bebés resultan muy útiles para estar al tanto sin interrumpir su sueño.

Sin embargo, el avance de la tecnología ha llegado a puntos extremos. Por ejemplo, ya pueden encontrarse en el mercado dispositivos de signos vitales o calcetines inteligentes que miden la frecuencia cardiaca. Estos pueden crear falsas alarmas y no son recomendables. La atención que requiere un niño no debe ser sustituida por dispositivos, puesto que toda la creación de un entorno ameno, seguro y familiar es la base del descanso de todo el hogar.

Para crear un entorno óptimo de sueño lo ideal es contar con las camas y accesorios pensados para un descanso superior. Con este fin, te sugerimos que des un vistazo a las opciones que desde Sleeping Baby tenemos para tu familia.

 

8. DEJAR DE COMPARTIR HABITACIÓN A LOS SEIS MESES

Permite su independencia

 

El consejo más difícil es el último. Como lo dijimos anteriormente, es importante inculcar en el bebé un sueño independiente, que esté por encima de los olores o ruidos que pueda sentir con sus padres cerca.

Este cambio debe ser paulatino, con el fin de que el bebé se acostumbre a su propio espacio y no lo encuentre extraño al momento de experimentarlo en su totalidad.

¿Qué errores de padres primerizos crees que hacen falta? ¡Queremos leer tus comentarios!


shutterstock_195079133-1200x801.jpg

Debemos comenzar con una realidad: un buen descanso es el primer paso para comenzar bien el día. Aunque hay diversos factores que alteran el descanso, el más relevante quizás está relacionado al ambiente que creemos para facilitarlo. Debido a esto, se ha popularizado una técnica que afronta las dificultades de conciliar el sueño por medio de la ambientación sonora, más específicamente conocida como ruido blanco. Esta técnica ha sido utilizada tanto para el descanso personal como para el de nuestros bebés, por lo que hoy profundizaremos en este tema.

¿QUÉ ES EL RUIDO BLANCO?

Procura utilizar este tipo de ruido para ambientes con alta contaminación auditiva

Pensemos en una situación: dos personas cercanas a ti están hablando al mismo tiempo. Dentro de tu cerebro, como espectador, normalmente tiendes a “elegir” una de estas dos voces con el fin de escucharla y comprenderla.

Ahora, si cambiamos esos dos personajes por una asamblea de mil personas hablando al mismo tiempo, a tu cerebro le será imposible enfocarse en una sola voz. Este estado en el que tu cerebro unifica los sonidos es conocido como “ruido blanco”.

El ruido blanco es aleatorio y tiene una densidad espectral plana, es decir, posee la misma amplitud o intensidad en todo el rango de frecuencia audible (20 a 20.000 hertzios). Su nombre es análogo a la luz blanca, la cual es una mezcla de todas las longitudes de onda de luz visibles.

Este tipo de ruido puede crearse a partir de sonidos planos y constantes como un ventilador, un purificador de aire, el sonido del mar, selva tropical, etc. siempre con la particularidad de ser consistente y relajante.

 

¿EN QUÉ ME BENEFICIA?

 

Al tener dentro de si todas las frecuencias audibles, el ruido blanco se utiliza para enmascarar otros sonidos. Volviendo al ejemplo, si un ruido en la calle molesta tu descanso, te centrarás en él, pero si le incluimos mil sonidos más a ese ruido se convertirán en uno más de ellos y no se diferenciará.

Se conoce que el ruido blanco puede traer diversos beneficios, como mejorar la concentración en el lugar de trabajo. Con un sonido blanco regulado y constante los trabajadores no se sienten con la necesidad de llenar el silencio. De igual manera, permite evadir sonidos que puedan desconcentrar, como una llamada telefónica o el zumbido de los equipos informáticos.

Por lo tanto, se recomienda el ruido blanco para reducir el estrés al momento de viajar y también al momento de adaptarse a lugares ajenos como un hotel.

 

RUIDO BLANCO EN BEBÉS

Permite que tu bebé duerma profundamente

Un estudio de 1990 publicado en Archives of Disease in Childhood descubrió que el ruido blanco podía ser útil en el descanso de los bebés. En este estudio se analizaron cuarenta recién nacidos, de los cuales el 80% pudo conciliar el sueño tras cinco minutos de escuchar ruido blanco.

Ten en cuenta que tu bebé comenzó a escuchar aproximadamente a las 15 semanas de gestación, pero que estos sonidos fueron amortiguados por el líquido amniótico. En otras palabras, tener los conductos auditivos en este estado debe crear una sensación similar al ruido blanco.

Se conoce que los bebés tienden a dormirse más rápido con el ruido blanco, esto debido a que se bloquea el ruido del hogar, como por ejemplo los sonidos que producen sus hermanos mayores. Los bebés por lo general están expuestos a rodearse de ruido, por lo que un ambiente tranquilo podría no ser el ideal a la hora de dormir.

Sin embargo, cada bebé es diferente, y los límites de ruido recomendados, 50 decibelios, pueden estar siendo excedidos con el ruido blanco en algunos casos.

De igual manera, uno de los principales riesgos es la asociación que realice el niño con el ruido blanco.

Una dependencia por este ruido puede provocar la dificultad de conciliar el sueño en ambientes que no estén adecuados a su necesidad, como la casa de la abuela, la guardería o las vacaciones.

 

RECOMENDACIONES DE USO DEL RUIDO BLANCO

 

  • Elegir un ruido tolerable: tanto para ti como para tu bebé, la respuesta está en el ensayo y el error. Las opciones son muy variadas, desde la lluvia o los ruidos de la naturaleza, hasta la estática o el sonido de un secador de pelo.
  • En Youtube puedes encontrar sonidos relajantes que puedes funcionar para ti o tu bebé. Una vez esté identificado, lo ideal es invertir en una aplicación u objeto con este tipo de sonido.
  • Ten en cuenta que no todo depende de la ambientación. Acompaña el ruido blanco con un espacio cómodo que solo puede ser ofrecido por los especialistas en descanso. ¿Ya conoces todas las opciones que tenemos para ti y para tu bebé?

 

También te puede interesar los Consejos para padres primerizos

 

¿Qué ruido blanco es el que resulta efectivo para ti? ¡Compártenos!

 



Somos un sitio seguro


Nuestras formas de pago