Por favor, espere...

dormida-en-sofa-1200x800.jpg

Son épocas de estar en casa, de reinventarnos. Muchos de nosotros vivimos una etapa donde el teletrabajo es la opción más viable, lo que a su vez nos facilita ciertas actividades como la siesta corta.

Aunque para muchas personas la siesta está directamente relacionada a ciertas etapas de la vida poco productivas o a una enfermedad, lo cierto es que esta actividad nos traerá múltiples beneficios para cumplir nuestras labores de la mejor manera.

Para empezar, más del 85% de las especies de los mamíferos son durmientes polifásicos, es decir, que tienen periodos cortos de sueño a lo largo del día. Los humanos, sea por cultura o por necesidad, nos hemos convertido en durmientes monofásicos, lo que se traduce en que dividimos nuestro día en dos largos periodos de tiempo: el sueño y la actividad.

Esta condición de durmientes polifásicos nos obliga a tener un periodo de sueño reparador que se sugiere sea de 7 a 10 horas, por lo que el problema real radica en aquellas personas que no duermen lo suficiente.

Teniendo en cuenta que el sueño es acumulativo, si descansamos de manera óptima durante varios días es probable que este “déficit de sueño” nos afecte en factores del día a día como la capacidad de reacción, la visión, el pensamiento lógico, la memoria a corto plazo, la motivación y la paciencia.

Los expertos entonces aconsejan que, ante la aparición de problemas de este tipo, lo ideal es aprovechar el tiempo luego del almuerzo (una o dos horas después) para tomar una siesta reparadora.

Tipos de siesta
Tipos de siesta

Tipos de siesta

La siesta puede realizarse bajo cuatro tipos: :

  • Planificada: es aquella que tomamos antes de tener sueño, generalmente para acumular energía antes de una noche en la que nos acostaremos tarde.
  • Habitual: es aquella que tomamos regularmente, a la misma hora, todos los días.
  • Apetitosa: se presenta regularmente ante las ganas de tomar una siesta, ya sea por cansancio, por comer en demasía o por simple gusto.
  • Emergencia: es la que se nos presenta cuando tenemos un sueño acumulado o un desgaste suficiente para comenzar a sufrir las alteraciones anteriormente nombradas.

Una siesta se realiza por lo regular entre la 1 p.m. y las 4 p.m., ya que es el momento del día en el que los niveles de azúcar y la energía en la sangre disminuyen.

Lo ideal es que estos periodos de sueño oscilen entre los 10 y los 30 minutos. Esto se explica en que nuestro sueño se divide en ciclos: el primer ciclo es una etapa de sueño liviano, para luego pasar a la etapa REM, la cual es mucho más profunda y restaura energía, sangre, tejidos y huesos.

Precisamente con la siesta evitamos entrar al sueño REM, puesto que este dura un aproximado de 90 minutos. Si lo detenemos, lo más seguro es que experimentemos la “inercia del sueño”, esa etapa luego de despertarnos en la que nos sentimos aturdidos y desorientados.

Beneficios de tomar un descanso durante el día

Tomarnos un tiempo de descanso reinicia nuestro sistema. A su vez, nos brinda un estallido de alerta. Esto nos facilita el rendimiento en nuestras labores y la capacidad de aprendizaje.

Un estudio de la NASA, por ejemplo, llegó a la conclusión que una siesta de 40 minutos mejoraba el rendimiento de sus astronautas en un 34% y su estado de alerta en un 100%.

Si estamos más alertas y más prestos a aprender, probablemente cometamos menos errores, lo que a su vez nos reduce los niveles de estrés y los riesgos de desarrollar enfermedades cardiacas.

Consejos para tomar una siesta
Consejos para tomar una siesta

Consejos al momento de tomar una siesta

  • Ser consistente: lo ideal es que evitemos las siestas de emergencia y tener un horario regular para esta actividad.
  • Facilitar el espacio: aprovechemos nuestro teletrabajo para crear un espacio acorde a las necesidades de descanso que tenemos. Procura descansar en un espacio oscuro, silencioso y con las comodidades que puedes encontrar en Comodisimos.
  • Tomar café: ¡sí! Aunque parezca contraproducente, una buena taza de café antes de tomar la siesta permitirá que te levantes con la energía recargada, ya que el efecto de la cafeína tarda en actuar de 20 a 45 minutos.
  • Evitar la cafeína luego de las 3 P.M.: la cafeína perdurará en tu cuerpo en un periodo de cuatro a seis horas, lo ideal es que la evitemos para no tener energía de más a la hora de dormir en la noche.
  • No todos necesitan tomar una siesta: si sufres alteraciones del sueño como el insomnio lo ideal es no tomar la siesta, ya que facilitará que tengas más energía durante la noche. En este caso procura tomar otras alternativas como la meditación o un esfuerzo físico adicional.

¿Tomas la siesta durante el día? ¡Cuéntanos tus experiencias!


Dia_del-sueño-1200x1203.png

13 marzo, 2020 Salud Comodísimos

Si algo logra identificarnos a todos es el sueño y la necesidad de descanso. Según estudios, una persona promedio duerme ocho horas al día; si lo pensamos, estas horas equivalen a la tercera parte del año (122 días) y un aproximado de 25 años de sueño al momento de cumplir los 75 años de vida.

Al ser una actividad en la que invertimos gran parte de nuestra vida, es necesario tener un espacio de sensibilidad. Por tanto, es importante recalcar la relación que puede existir entre las horas de sueño y la salud de nuestro cuerpo. El Ministerio de Salud de Colombia, por ejemplo, aconseja dormir bien para fortalecer la mente y el cuerpo.

Dormir de forma inadecuada afecta el cerebro casi de la misma forma que el consumo de alcohol, lo que a la larga puede traernos consecuencias muy graves en nuestra salud.

Gracias a estos hallazgos, algunas organizaciones han asumido la responsabilidad de difundir la importancia de este tema y han creado espacios como el Día Mundial del Sueño, el cual conmemoramos el día de hoy.

¿Qué es El Día Mundial del Sueño?

Desde 2008 la Asociación Mundial de Medicina creó El Día Mundial del Sueño. Esta conmemoración es un espacio celebrado el viernes anterior al equinoccio de marzo con el objetivo de concientizar acerca de la importancia de un sueño saludable.

Este evento fue iniciado por un grupo de proveedores de atención médica que investigaron temas que relacionaban la salud (mental y física) con un buen descanso.

Con el paso del tiempo esta celebración se ha enfocado en generar llamados de atención acerca de la carga que proviene de los problemas de sueño y las maneras más efectivas de prevenir y tratar los trastornos que estos problemas conllevan.

El Día Mundial del Sueño es promovido por la organización sin ánimo de lucro World Sleep Society (WSS) y en el 2020 tienen como lema la frase “Mejor sueño, mejor vida, mejor planeta”.

El sueño y la salud

Actualmente se considera que hay más de 200 millones de personas alrededor del mundo que sufre al menos un trastorno del sueño. Esto desencadena una gran cantidad de problemas como el ausentismo laboral, los accidentes de tránsito e incluso algunas incapacidades.

Cuando padecemos insomnio, por ejemplo, se aumenta el riesgo de que suframos alteraciones cardiovasculares, déficit cognitivo, problemas de conducta, ansiedad, depresión, entre otros.

Debido a esto, uno de los puntos más importantes en el Día mundial del sueño es promover buenos hábitos de sueño. Entre estos ámbitos se enfatiza en la importancia de los ritmos circadianos en el sueño saludable.

Cuando hablamos de ritmos circadianos nos referimos a unos eventos cíclicos dentro del cuerpo que proveen bienestar en el organismo, como pueden ser ritmo de las hormonas, temperatura corporal o los relojes biológicos.

Estudios han descubierto que la preservación de los ritmos circadianos puede reducir el riesgo en los trastornos del sueño, de la salud mental y de la física, como puede ser la obesidad o la diabetes.

¿Cómo preservar mis ritmos circadianos?

Para preservar adecuadamente nuestros ritmos circadianos se aconseja que mantengamos un sueño profundo y sin interrupciones, lo cual se ve directamente relacionado a tasas bajas de hipertensión arterial, diabetes, obesidad, entre otras enfermedades crónicas.

Según la Sociedad Española del Sueño, el sueño profundo es un pilar fundamental de la buena salud, la cual debe acompañarse con dieta equilibrada y ejercicio regular.

Este sueño profundo hace referencia a una de las dos fases básicas del sueño, las cuales son el Rapid Eyes Movement (movimiento ocular rápido) conocido como REM y la fase No-REM.

El sueño No-REM se divide a su vez en tres estadios. Los dos primeros están ocupados por un sueño ligero y el último por un sueño profundo. Estos estadios se alternan constantemente durante el sueño. De ahí la importancia de dormir el tiempo suficiente para alcanzar el descanso adecuado.

¿Cómo tener un descanso adecuado?

Tres elementos que son promovidos en el Día Mundial del Sueño para que tengamos una buena calidad de descanso son la duración, la continuidad y la profundidad.

Si tenemos una cantidad de horas de sueño adecuadas, ininterrumpidas y profundas, probablemente tengamos un descanso que nos lleve al restablecimiento físico y psicológico. Esto se suma a la restauración del sistema nervioso central y los tejidos, la recuperación de la energía de nuestro cuerpo y la capacidad de mejorar los procesos de aprendizaje y de memoria.

Para lograr esto, se han establecido una serie de normas que pueden llevarte a disfrutar de buenos hábitos del sueño. Entre esas se destacan:

  • Acuéstate y levántate preferiblemente a la misma hora.
  • Si quieres realizar siestas, que estas no superen los 45 minutos.
  • Si hay un recién nacido en casa, te aconsejamos leer nuestro decálogo del sueño del bebé.
  • Evita el consumo de alcohol y de cigarrillo cuatro horas antes de dormir. A su vez, evita bebidas como el café, té, bebidas gaseosas y chocolate seis horas antes de acostarte.
  • Evita comidas con alta dosis de picante, pesadas o con gran cantidad de azúcar al menos cuatro horas antes de acostarte.
  • Es recomendable que comas algo ligero antes de dormir.
  • Realiza rutinas de ejercicio, pero no antes de ir a acostarte.
  • Duerme en una cama cómoda. ¿Has probado los colchones que Comodisimos tiene para ti?
  • Crea un espacio adecuado para tu descanso, que posea una temperatura acorde y buena ventilación.
  • Elimina la mayor cantidad de estímulos como luces, dispositivos electrónicos, televisión, entre otros factores que pueden sumar estrés o alteración de tus hormonas.
  • Quizás te ayude leer un poco acerca de las Verdades y Mitos sobre el sueño.

¿Conocías el día mundial del sueño? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

 

 

 


Depositphotos_257747008_xl-2015-1200x800.jpg

Lavar la almohada se ha convertido en un hábito necesario para nuestra salud. Todo comienza al momento de hablar de almohadas, ya que allí las personas podemos hacer parte de dos equipos: por un lado, están aquellos que compran almohadas nuevas regularmente. Por otro lado, están aquellos que disfrutan dormir sobre la almohada que los ha acompañado desde 1994, la cual ya está plana y descolorida.

El objetivo principal de una almohada es mantener recta la columna vertebral y llenar la concavidad del cuello para que este se relaje, lo que nos brinda un sueño reparador. Si no se cumple este objetivo, es el momento de pensar en un cambio.

Según nuestros especialistas en descanso una almohada debe cambiarse cuando ha perdido el 70% de su volumen, cuando no sientes descanso al levantarte y/o cuando la almohada ha cumplido un año de uso.

Si tomamos en cuenta nuestra salud, lo ideal es inclinar la balanza hacia las personas que prefieren una almohada nueva regularmente, sobre todo si al momento de dormir es normal sentir un cosquilleo en la nariz.

¿Por qué me cosquillea la nariz al dormir?

Lavar la almohada para evitar sinusitis

 

 

Una buena almohada como las de Comodisimos tiene el deber de evitar problemas de sinusitis, lo cual se logra cuando el producto no tiene materiales que generen ripio.

Para explicar este tema debemos hablar de los ácaros del polvo. Estos organismos se alimentan de las células de la piel. Nuestra cama y, en especial, nuestra almohada, resulta ser un banquete para los ácaros, lo cual ocasiona el desencadenamiento de síntomas para aquellas personas que sufren de asma, alergia u otras afecciones respiratorias.

Diversos estudios han demostrado que las células muertas representan una tercera parte del peso de una almohada al momento en que esta cumple dos años de uso. ¡Imagina cuánta comida hay allí para los ácaros!

Sin embargo, los ácaros no son nuestros únicos acompañantes. La contaminación de una almohada también puede incluir hongos, fluidos corporales, aceite, caspa, entre otros.

¿Ya te convenciste de que es momento de cambiar de almohada? Es un buen momento para ir a visitar las opciones que desde Comodisimos tenemos para ti.

Sin embargo, si aún crees que estás a tiempo de disfrutar la almohada que tienes, es importante que tengas en cuenta los siguientes pasos para alargar su vida útil.

Cómo lavar la almohada

Antes de comenzar a leer la mejor manera de lavar tu almohada, es importante que busques su etiqueta. Gracias a la etiqueta sabrás su composición y las recomendaciones de lavado específicas para ese producto. Puedes aprender a leer los símbolos de lavado dando clic aquí.

A menos que las instrucciones de tu almohada digan lo contrario, puedes y debes lavarla al menos dos veces al año.

Es bueno seguir como primer paso estas instrucciones según tu tipo de almohada:

Tipo pluma:

Te recomendamos lavar con una pequeña cantidad de detergente en polvo suave o un producto diseñado para lavar, tibio y delicado. Esto debido a que un detergente que no se enjuague completamente podría dejar residuos pegajosos, lo que causa aglomeración.

Si es posible, es importante masajear la almohada con una solución de detergente si queremos asegurarnos de que todo el plumón esté completamente mojado.

Memoria de espuma o látex:

No se pueden lavar ni se deben vaporizar.

Poner un producto de este material en lavadora podría ocasionar rasgados permanentes en el material. La mejor opción para este tipo es tratar de limpiar suavemente las manchas, preferiblemente a medida que ocurren.

Como recomendación adicional debes tener en cuenta el uso de una funda de almohada que le brinde mayor vida útil.

Poliéster:

Es importante lavar con agua tibia en el ciclo suave, preferiblemente dos almohadas a la vez para equilibrar la carga.

Te recomendamos ser moderado con el detergente, con una medida aproximada de 1 cucharada de jabón líquido.

Trigo sarraceno:

Te recomendamos vaciar el relleno de trigo sarraceno en una bandeja grande o en un tazón ancho y poco profundo.

Este recipiente se debe poner al sol, lo que eliminará los olores. Por su parte, es preferible lavar la carcasa con agua fría y un detergente suave.

 

Recomendaciones adicionales al momento de lavar mi almohada

  • Además del lavado, es recomendable que esponjes diariamente tus almohadas para restaurar su forma y eliminar el polvo. Fuera de esto, aproximadamente cada mes, se debe colgar la almohada al sol en un tendedero durante unas horas.
  • Luego de lavar tus almohadas debes verificar que estén completamente secas. De lo contrario, estás expuesto a riesgo de moho. En este caso la opción “Secado automático” de tu lavadora es tu peor aliado, ya que puede secar el exterior y conservar humedad en el interior.
  • No debes olvidar nunca la funda de almohada para proteger tu producto y aumentar su vida útil. Esta funda debe de lavarse regularmente, por ejemplo, una vez por semana.
  • Además del detergente, es recomendable agregar ¼ taza de cloro al proceso de lavado. Si tiene mal olor, puede agregarse media taza de bicarbonato de sodio. Si tiene moho, puede agregarse un poco de vinagre al proceso de lavado. Antes de agregar cualquiera de estos elementos te recomendamos verificar la etiqueta de tu almohada con nuestra guía de símbolos de lavado.
  • A pesar de los cuidados, se recomienda cambiar la almohada cada año, en caso de no ser posible es necesario procurar que no sobrepase los tres años de uso. Una funda de almohada antialérgica puede extender la vida útil de tu almohada por unos meses más.
  • La mejor manera de cuidar las almohadas es estar limpio. Es importante procurar una ducha o un lavado facial antes de dormir para no llevar la mugre del exterior a nuestro cuarto. Acompañado a esto, se debe evitar dormir con la misma ropa con la que estuvimos durante el día.
  • Con el fin de conservar limpia la almohada, no se debe compartir este espacio con tu mascota. Procura que duerma al lado de tu cama, preferiblemente en una cómoda cama de la marca Sleeping Pet.

¿Tienes alguna recomendación adicional? ¡Escríbenos un comentario!

 


PORTADA-4.jpg

7 diciembre, 2018 Salud ComodísimosColchones

Identifica cómo cuidar tu colchón con estos simples pasos.

Muchos de nuestros usuarios, nos han dejado sus inquietudes de cómo pueden cuidar o lavar su colchón, por ello hemos creado este artículo para darles unos tips o consejos para que tengan en cuenta a la hora de mantener en buen estado su colchón:

  • Aleja todos los líquidos

Alejar líquidos para cuidar tu colchón

Como sabes los colchones cuentan con unas propiedades físicas y materiales, que son sensibles a los cambios de temperatura y del entorno. Desde esta perspectiva, el lavar un colchón o regar líquidos sobre el mismo, puede acelerar su proceso de descomposición, induciendo esto a una proliferación temprana de ácaros hongos y bacterias, y esto es debido a que la acumulación de humedad en un colchón, y si a esto la añadimos las altas temperaturas de nuestro entorno, oxígeno y la luz natural, creamos el hábitat perfecto para que se dé una proliferación temprana.

Por eso, como consejo # 1, te recomendamos no lavar tu colchón, ya que puede acumular humedad en su interior, ocasionando lo que conocemos normalmente como deterioro “mal de tierra”, y malos olores, primeros síntomas de descomposición de un colchón.

  • Utiliza protector

Utilizar protector para cuidar tu colchón

Como el gran salvaguarda, el uso del protector es indispensable para el cuidado del colchón. Ayuda a disminuir las posibilidades de que se manche con el sudor corporal. Esto evita que se vean manchas en su tela, higiénicamente no aceptables para su buen aspecto, además alarga la vida útil del mismo.

  • Cambia las sábanas

Cambiar las sábanas del colchón Comodísimos

No olvides que cada noche, cientos de bacterias, ácaros y sudor, se acumulan en tus sábanas. Por eso te recomendamos cambiar tus sábanas al menos cada vez por semana. Según los expertos en inmunología, si utilizas tus sábanas más de dos semanas, los complementos que utilices para tu descanso estarán contaminados con células muertas, sudor, pelos de mascotas, maquillaje y otros fluidos, que se acumulan en el día a día.

  • Aspira tu colchón

Aspirar tu colchón Comodísimos regularmente

Como regla de higiene y salud, aspira o ventila tu colchón, al menos tres veces al año. Esto ayudará a despejar y retirar los ácaros o bacterias que se encuentran en su interior, entre otros fluidos que intervengan con tu descanso saludable.

  • Como las manecillas del reloj

Girar adecuadamente para cuidar tu colchón

Si deseas conservar un descanso saludable que perdure en el tiempo, te invitamos a girar tu colchón, al menos cada 2 meses. Esto ayudará a que preserve su forma y obtengas un descanso más confortable, las noches siguientes. Esta rotación permitirá que los materiales se uniformen en ambos sentidos. Por lo General pocas veces encuentras un colchón que se pueda usar por ambas caras aun con un solo Pillow (Almohadilla adicional de los colchones). En nuestro caso, Comodísimos te ofrece en todos sus colchones el beneficio de usar ambas caras del colchón, así prologaras por más tiempo el confort del mismo.

También te puede interesar ¿Qué es un colchón ortopédico?

Logo Comodísimos

Donde llevar mi colchón usado


PORTADA-3.jpg

7 diciembre, 2018 Salud ComodísimosColchones

Conoce 6 curiosidades de los colchones.

Aunque nos acompañan cada noche y son el factor principal para nuestro descanso, realmente nunca nos detenemos a pensar en curiosidades o características que estén relacionados a los colchones. Hoy te compartimos seis datos que te pueden servir al momento de comprar un colchón nuevo o curiosidades que pueden abrir interesantes temas de conversación.

    1. Curiosidad Número 1: Los colchones demoran en descomponerse más de 100 años.

      Debido a la resistencia de sus materiales internos como espuma, resortes y telas, los materiales de los colchones pueden llegarse a desintegrarse en un periodo de hasta 100 años.
      Los colchones demoran en descomponerse más de 100 años

    2. Los austríacos y holandeses, son quienes cambian con mayor frecuencia su colchón.

      Cada 8 años realizan la renovación, por ello no es casualidad que estos países sean unos de los mejores en estadísticas de descanso.
      Los austríacos y holandeses, son quienes cambian con mayor frecuencia su colchón

    3. El 90% de un colchón se puede aprovechar y reprocesar para otras industrias.

      Gracias a la separación de sus residuos, al final de su vida útil, éstos se pueden aprovechar para procesos internos de compañías y destinarlos para procesos de reciclaje.
      El 90% de los colchones se puede aprovechar y reprocesar para otras industrias

    4. Los colchones son altamente inflamables en rellenos sanitarios.

      Debido a sus materiales internos como espuma, tela y resortes, puede llegar a ser un objeto que representa un peligro potencial en los rellenos sanitarios. De ahí la importancia de realizar una adecuada disposición del mismo.
      Los colchones son altamente inflamables en rellenos sanitarios.

    5. La vida útil de un colchón puede llegar a ser hasta de 10 años.

      Sin embargo, debemos considerar que al cabo de 5 años, comienzan a presentarse problemas de salud e higiene, gracias a la acumulación de ácaros y bacterias. También otros de sus factores de cambio, es el uso que se le brinde al equipo de descanso.
      La vida útil de un colchón puede llegar a ser hasta de 10 años.

    6. Pasamos una media de 14400 minutos al mes sobre nuestro equipo de descanso.

      El colchón es un elemento fundamental para nuestro descanso y pasamos alrededor de un tercio de nuestras vidas sobre él. Por ello, es fundamental que se encuentre en buen estado para lograr un adecuado descanso.
      Pasamos una media de 14400 minutos al mes sobre nuestros colchonesQuizás te pueda interesar ¿Por qué debemos rotar el colchón?

Logo Comodísimos

Dónde llevar mi colchón usado

 



Somos un sitio seguro


Nuestras formas de pago