Por favor, espere...

Depositphotos_211367858_xl-2015-1200x813.jpg

Si ya ha pasado un tiempo considerable desde que fuiste a comprar una almohada, es probable que ya hayas notado que la calidad se ha ido cuesta abajo y está permitiendo dolores en el cuello al momento de levantarnos.

Como regla general una almohada debe cambiarse cada 18 meses. Sin embargo, si la almohada es de espuma Memory Foam puede durar hasta 3 años. Las almohadas naturales tienden a durar más que las sintéticas, y las de mayor calidad suelen tener mayor vida útil que las económicas.

Si ya sientes grumos en tu almohada, es tiempo de que sigas los siguientes consejos:

Lavar la almohada para evitar sinusitis

1. ¿Qué señales me indican que debo comprar una almohada?

  • Dolor en el cuello o en los hombros al momento de despertar: la solución es encontrar una almohada que se adapte a tu forma de dormir, que sostenga la cabeza de forma adecuada y alivie la presión.
  • Sueño interrumpido: usar la almohada incorrecta puede causar un sueño interrumpido. Debido a esto, tu cuerpo tiene menos tiempo para la reparación de tejidos y el crecimiento muscular. Incluso va más allá del sueño, ya que su estado de ánimo, pensamiento y apetito se ven afectados. Además, la interrupción del sueño puede causar problemas de salud como obesidad, presión arterial alta, enfermedades cardíacas y más.
  • Mala apariencia: Si tu almohada no es tan blanca como lo era antes, podría estar acumulando muchas bacterias, lo que no es bueno para la piel. Las almohadas se utilizan todas las noches, y durante este tiempo producimos sudor, lo que hace que la decoloración y las manchas sean muy comunes.
  • Problemas respiratorios: Si sufres regularmente de una nariz tapada o que moquea, tu almohada puede estar llena de ácaros del polvo, lo que puede causar reacciones alérgicas. Invertir en una almohada nueva podría evitar que te despiertes con problemas respiratorios.
  • Trasladarte de casa o comprar una cama nueva: seamos sinceros, renovar la habitación usualmente implica comenzar con pie derecho, lo que puede llevar a actualizarnos en cuanto a los componentes de descanso.

2. ¿Cómo comprar la almohada perfecta para mí?

Para responder esta pregunta es necesario que tengamos en cuenta tres factores principales: la posición para dormir, la preocupación por las alergias y la preferencia en la firmeza de la almohada.

En cuanto a la posición para dormir, podemos definirnos en tres categorías:

  • Durmientes boca abajo: estos requieren almohadas más suaves y delgadas, con el fin de que esta no empuje el cuello demasiado alto. Lo ideal en estos casos es que mantengamos la columna y el cuello en un ángulo neutral, con el fin de eliminar el estrés en estas zonas. Tu cabeza solo necesita estar ligeramente levantada. Sin embargo, incluso con la almohada correcta, las personas que duermen sobre el estómago aún pueden experimentar dolor de cuello porque mueven la cabeza hacia un lado y no están alineados con la columna vertebral.
  • Durmientes boca arriba: este tipo de personas usualmente busca una firmeza intermedia que mantenga el cuello recto con la columna.
  • Durmientes de lado: para este tipo de personas sugerimos una almohada de firmeza densa. Lo ideal es encontrar una almohada que sea igual de gruesa a la distancia entre la oreja y el hombro. Cuando se acuesta de lado, la almohada debe ser lo suficientemente gruesa para mantener la columna recta, pero no tan gruesa como para doblar el cuello. Te sentirás más cómodo con almohadas firmes o extra firmes.

Sin embargo, la almohada debe escogerse según la comodidad de quien la utilice.

Las alergias también son un factor fundamental, puesto que materiales como el plumón, el latex o el trigo sarraceno pueden llevar a noches con poco descanso para ciertas personas. A su vez algunas personas pueden ser alérgicas a los ácaros, los cuales suelen preferir los rellenos sintéticos como el poliéster.

La lana es firme y puede durar mucho tiempo.

El algodón es igual, pero tiende a ser plano. Sin embargo, es una buena opción para las personas con alergias.

Mientras tanto, el látex es más firme y puede mantener su forma. Las almohadas de látex, especialmente las contorneadas, brindan un buen soporte para los músculos del cuello.

Por último, la espuma viscoelástica se adapta al peso y la forma de su cabeza. Es una buena opción para aquellos que experimentan dolor de cuello o espalda durante el sueño. El único inconveniente de esto es que retiene el calor.

En resumen, los rellenos de látex y espuma viscoelástica son las mejores almohadas para la postura.

Es importante que tengamos en cuenta los cambios relacionados con nuestra salud, ya que los cambios de peso, dolores o patologías afectan nuestras necesidades de descanso. Así pues, un cambio de este tipo debería ser razón para realizar cambios en cuanto al tipo de almohada que nos resulta más cómoda.

3. Factor esponjoso

Una almohada puede indicarte cuando está buscando un cambio de acuerdo a su esponjosidad, ya que este factor incide en la amortiguación y la durabilidad del producto.

Una almohada esponjosa da a entender que el aire fresco aún puede viajar a través de ella, por lo que tiene la capacidad de brindar un soporte cómodo.

Con el fin de probar la esponjosidad de una almohada te sugerimos doblarla por la mitad y notar si es capaz de volver a su estado natural por si misma. En caso de que no suceda, es momento de ir de compras.

Colchon adecuado

4. El colchón, parte fundamental en la decisión

Si tienes un colchón más firme, probablemente quieras una almohada más densa. Si tienes un colchón más suave, te sugerimos elegir una almohada más delgada.

Esto se justifica sobre todo en los durmientes de lado o boca arriba.

La explicación principal es que un colchón más suave generalmente permite que el cuerpo se hunda en él, por lo que hay menos espacio entre la cabeza y el colchón. A su vez, los colchones más firmes evitan que se hunda tanto, dejando un espacio más grande entre él y su cuello para llenarse.

5. ¿Qué almohada es buena para mejorar el dolor de cuello?

Las almohadas con espuma Memory Foam están diseñadas específicamente para contornear las curvas únicas del cuerpo, lo que ofrece el mejor soporte en todas partes y mejora la postura al momento de dormir.

6. Complementa con una buena funda

Uno de los componentes más olvidados de una almohada es la funda exterior. Al momento de comprar, la mayoría de los compradores solo aprietan la almohada para sentir el relleno. Cuando compres tu próxima almohada, asegúrate de examinar también la cubierta exterior. ¿La tela se siente cómoda? ¿Está hecho con materiales duraderos? ¿Causará irritación en la cabeza o el cuello?

El algodón tiende a ser más transpirable que otras telas, por lo que si duermes y necesitas una almohada para mantenerte fresco, el algodón puede ser la respuesta. Si mantenerte fresco es importante, es posible que debas considerar almohadas especiales que están diseñadas para mantenerse frescas durante toda la noche.

¿Por qué pasarías tanto tiempo buscando la almohada perfecta solo para cubrirla con una funda de almohada inferior? Actualizar su funda de almohada puede hacer que cualquier almohada normal sea la «almohada perfecta».

Busca fundas de almohadas que sean hipoalergénicas y que se puedan lavar a máquina, pero que no irriten tu piel. Al combinar tu almohada con una funda de almohada reguladora de la temperatura, tu almohada absorberá el exceso de calor y lo liberará cuando haga demasiado frío, aumentando drásticamente tu comodidad a la hora de dormir.

Comprar almohada porque esta en mal estado

7. Cuidado de las almohadas

Recuerda que para que tu almohada conserve su forma y prolongue su vida útil es necesario seguir ciertos tips de lavado que te compartimos en este artículo.

¿Qué otro consejo crees que deben tener las personas al momento de comprar una almohada? ¡Te leemos!


PORTADA-6.jpg

¿Por qué comprar almohadas Comodísimos? ¿Cuáles son sus beneficios? Descúbrelo en este artículo.

Empezaremos por informarte que las almohadas son el complemento ideal para un perfecto descanso. Descansar no es solo cuestión de tener un buen colchón, es un conjunto de elementos donde se mezclan unos buenos complementos (colchones, almohadas, sábanas, protectores, cobijas entre otros) y un buen entorno (ventilación, luz, ruido etc) .

De nada sirve tener un buen colchón y el complemento ideal que es la almohada no es la indicada, pues nuestro descanso no sería óptimo.

Cuando compras una almohada, ¿sabes cuáles son los beneficios que otorga para tu salud y descanso? En Comodísimos queremos contarte cuáles son los beneficios que obtienes al comprar cualquiera de nuestras almohadas.

Descubre más aquí.

PROPORCIONA DIFERENTES SENSACIONES DE FIRMEZA

Al comprar una almohada Comodísimos, puedes disfrutar de diferentes grados de firmeza o experiencias de firmeza. Ofrecemos más de 15 modelos de almohadas para aquellos que prefieren dormir en almohadas suaves, firmes, semifirmes, con texturas especializadas, entre otras.

PUEDES ELEGIR LA ALTURA

Para aquellos que buscan dormir en una altura media, baja o alta, las almohadas Comodísimos son perfectas para brindar una experiencia de descanso personalizada.

Una buena almohada debe adaptarse al cuello y las posturas que tomamos durante la noche. ¿Sabías que el cuello es una de las zonas del cuerpo donde más se acumula tensión durante el día?

Gracias a las almohadas Comodísimos, podrás disfrutar de un excelente soporte en hombros, cuello y cabeza. Esto evita posibles molestias o enfermedades músculo-esqueléticas en el tiempo.

CUIDAN TU POSTURA

Las Almohadas Comodísimos tienen un beneficio especial: cada una de las referencias cuenta con una evaluación especializada para el descanso. Con esto se brinda el mejor confort y ergonomía a la hora de dormir.

Nuestras almohadas permiten una alineación perfecta entre el cuello y la columna.

Cuida tu postura con almohadas Comodisimos

Gracias a sus diseños especializados,  ayudan a mantener la columna vertebral recta llenando la concavidad del cuello ayudando a relajarlo y evitando tensiones musculares en hombros y cabeza.

Las almohadas Comodísimos brindan un apoyo ideal, evitando levantarnos cansados por causa de una mala postura.

ALMOHADAS COMPUESTAS DE MATERIALES DELICADOS

Las Almohadas Comodísimos están elaboradas bajo altos estándares de calidad y con espumas exclusivas de Comodísimos. Estas son la espuma Memory Foam (material que siempre recupera siempre su forma original, no se deforma, no se desmorona fácilmente, regula mejor la temperatura, y permite una mejor aireación, evitando acumular malos olores) y la fibra sintética Down Alternative, (fibra siliconada tipo pluma, pero no hueca, que no se apelmaza fácilmente, permitiendo extender su vida útil). Estas brindan descansos más suaves y confortables a los usuarios.

Además, las Almohadas Comodísimos cuentan con una tela especial (forro en tela Green Bamboo), el cual brinda mayor frescura y suavidad y no retiene olores.

Almohadas Comodisimos compuestas de espuma exclusiva

Por naturaleza, el bamboo actúa como insecticida, evitando la proliferación temprana de ácaros, hongos y bacterias.

CUIDAN TU SALUD

Las Almohadas Comodísimos tienen un valor importante a la hora de cuidar tu salud, ya que debido a la fabricación de sus materiales y espumas, presentan una gran resistencia a los ácaros y bacterias.

Además ayudan a personas con alta sensibilidad nasal o alérgicas. Esto disminuye las posibilidades  de enfermedades respiratorias. Por tanto, el producto logra cuidar además del descanso, la salud del usuario.

Almohadas Comodisimos cuidan tu salud

Las Almohadas Comodísimos también presentan, gracias a sus materiales, una sensación de confort y tranquilidad. Así se disminuyen los puntos de presión que se acumulan durante el día, alejando el estrés y ayudando a conseguir un sueño reparador y placentero.

CALIDAD DE VIDA

Las Almohadas Comodísimos brindan una experiencia esencial en la vida de todo usuario, ofreciendo siempre el mejor descanso y calidad de vida en su día.

Un buen día comienza con una buena noche. De ahí la importancia de elegir una buena almohada que te ayude a aliviar el estrés y la tensión generada durante el día.

Comodísimos brinda calidad de vida

Brindan excelente soporte de peso al cuello, evitando esforzar la columna y proporcionar una correcta alineación entre ambos.

Recuerda cambiar tu almohada cada dos años por higiene y salud; cuando la almohada haya perdido más del 70% de su volumen original o cuando al levantarte te sientas más cansado y tenso.

También puedes leer estos consejos para cuidar tus almohadas.

Comodísimos, Somos tus Especialistas en Descanso.

Tipos de almohadas Comodisimos

Logo Comodisimos


PORTADA-5.jpg

¿Cómo cuidar tus almohadas? Recuerda que es el complemento ideal para un mejor descanso. Descúbrelo en este artículo.

Es común que con el tiempo, nuestras almohadas comiencen a verse desgastadas perdiendo alguna de sus características como firmeza, suavidad o forma. ¿Pero cómo podemos alargar su vida útil? En este artículo podrás conocer cómo cuidar tus almohadas en el tiempo.

USO DE LA FUNDA

uso de la funda para cuidar tus almohadas

Al igual que los productos de descanso como colchones y complementarios, el uso de la funda en nuestras almohadas es un elemento vital.

Ésta ayuda a actuar como una capa protectora ante los fluidos, bacterias y ácaros del entorno. Además de servir como protector de nuestros fluidos y sudor durante la noche.

El uso de la funda de algodón ayuda a mantenerla limpia de manchas, polvo  y humedad.

LEJOS DEL AGUA

Mantener la almohada Comodísimos lejos del agua

De acuerdo a lo que hemos hablado en artículos anteriores, el uso del agua en productos para el descanso, es altamente perjudicial; en el sentido que el agua podría proporcionar el medio para generar hongos y bacterias; además de apelmazar el material.

En Comodísimos recomendamos no lavar las almohadas, ya que esto hace que la almohada vaya perdiendo su forma, y de otro lado, perder los beneficios de su material como nuestro material Memory Foam o Sensación tipo pluma.

Si llegaras a notar que tu almohada está demasiado sucia, te recomendamos cambiar tu funda o si es el caso, pasar una aspiradora especial para almohadas, para abstraer el polvo y algunas manchas.

EVITAR LOS GOLPES E IMPACTOS

Evitar los golpes para cuidar tus almohadas

Uno de los elementos que tienen todas las almohadas es su historial de uso o experiencia de uso, que consiste en cómo hemos usado nuestra almohada y cómo la hemos manipulado.

Si usualmente tiramos la almohada a la hora de dormir, o nuestros hijos suelen utilizarla para jugar, puede que con el tiempo vaya perdiendo su forma o las propiedades de su material.

Aunque las almohadas en general presentan una buena resistencia, también debemos hacer un bueno uso de ella, si queremos alargar su vida útil.

LIMPIEZA DE LAS FUNDAS

Mantener limpias las fundas Comodísimos para cuidar tus almohadas

En el tema de higiene y salud de nuestras almohadas, en Comodísimos recomendamos realizar el cambio de las fundas a más tardar cada semana, ya que constantemente liberamos fluidos durante la noche.

Si usualmente utilizas tu almohada sin funda, te recomendamos comenzar a utilizarla. Las almohadas son un elemento importante en nuestro descanso diario y de ahí la importancia de tener buenas prácticas de salud.

CUIDAR TUS ALMOHADAS DESDE LA FIBRA

Cuidar tus almohadas desde la fibra

Algunos Especialistas en Descanso, recomiendan que a la hora de dormir,  cojas tu almohada y des unos empujoncitos en los laterales hacia el interior, logrando un mayor volumen y reacomodación de las fibras, con esto podrás conseguir un mejor descanso.

También te puede interesar los beneficios de nuestras almohadas Comodísimos.

Productos Comodísimos

Alertas para cambiar tu Almohada



Somos un sitio seguro


Nuestras formas de pago